miércoles, 1 de febrero de 2017

COLONIZACIÓN DEL CHACO. Aspectos institucionales.(*)



Resultado de imagen para inmigracion al chaco
Inmigrantes desembarcando en el Puerto de
Buenos Aires a fines del Siglo XIX

Creación de las colonias-cantones en el Chaco.
    La Ley 686 de 1874 sancionada bajo la presidencia de Sarmiento, creando cuatro colonias-cantones en el Chaco, inicio el proceso de la colonización  y la radicación de los colonos de origen europeo en nuestro territorio, cuya avanzada fueron las primeras familias procedentes de Údine (Italia) que llegaron a Resistencia en 1878.
    Fue el Presidente Avellaneda quien, conforme con esta ley, designó a los miembros de la Comisión Exploradora encargada de localizar y mensurar esas colonias en Marzo de 1875. Estos eran: los ingenieros Arturo Seelstrang y Enrique Foster, quienes con el apoyo del Jefe Político Aurelio Díaz y del Comandante de la Frontera Norte Cnel. Manuel Obligado, trazaron en octubre de 1875, la Colonia “Resistencia” en el paraje “San Fernando” a unos 8 kilómetros del Río Paraná y frente a la ciudad de Corrientes. Este paraje era el centro de numerosos obrajes que daban trabajo a una población criolla principalmente de origen correntino, de unas 800 personas dedicadas al corte de las ricas maderas de la zona. Entre los empresarios radicados allí se encontraban: Ávalos, Seitor, Andriani, Vázquez, Quijano, y Sicard, entre otros.


Política inmigratoria del Gobierno de Avellaneda.

   En Septiembre de 1876 fue sancionada y promulgada la Ley 817 de Inmigración y Colonización, con el fin de permitir al Estado ejercer un mayor control sobre el proceso inmigratorio y unificar todas las normas que se habían dictado desde la época del Presidente Urquiza. Se trataba de ordenar la colocación de los inmigrantes, el control de las compañías particulares de colonización y sobre todo la equitativa distribución de la tierra a los colonos. También se preveía la propaganda en los países emisores de inmigrantes y la presencia en Europa de representantes oficiales para demostrar las ventajas de nuestro país con respecto a la explotación agrícola. Uno de estos representantes en Italia, el Dr. Carlos Calvo fue el encargado de entregar folletos de propaganda y contratar, por medio de una empresa particular, el envío de agricultores para radicarse en la Argentina. Fue mediante esta gestión que los agricultores de Údine (Italia), quienes agobiados por las malas cosechas y la caída de los precios de los productos rurales, decidieron emigrar a nuestro país, en lugar de dirigirse al Brasil, destino que habían elegido primeramente. Se les ofrecían lotes de 100 hectáreas, alojamiento, transporte y mantención por un año si elegían radicarse en las colonias recién fundadas en el Chaco.
Las instituciones colonizadoras.
    A fines de 1877 el vapor “Sud América” procedente de Génova arribó al puerto de Buenos Aires con un numeroso contingente de inmigrantes procedentes de Italia, entre los cuales estaban las primeras 39 familias que arribaron a Resistencia el. Se puso en marcha en ese momento el conjunto de mecanismos institucionales previstos por la Ley de Inmigración y Colonización que serían un factor decisivo en la radicación de colonos en el Chaco y en otras provincias y territorios.
    Los inmigrantes recién llegados fueron puestos a disposición de la Oficina Central de Inmigración, la que debía ubicar a los distintos contingentes en sus respectivos destinos. Al principio se pretendió colocarlos en las colonias de Entre Ríos y Santa Fe, como arrendatarios. Los colonos rechazaron esto y exigieron ser enviados a un lugar en carácter de propietarios, amparándose en la Ley 817 y en las promesas del Dr. Calvo en Europa. Ante esta decidida actitud el Comisario General de Inmigración resolvió destinar a estas 39 familias (unas 200 personas) a una de las recientes colonias fundadas en el Chaco: Resistencia. Pero para  esto fue necesario aprobar la mensura practicada en 1875, resuelta de apuro por la Dirección de Tierras el 27 de Enero de 1878.

Resultado de imagen para inmigracion al chaco
Familia de inmigrantes llegada a Resistencia en 1878

El Departamento General de Inmigración.
     La Ley 817 de Inmigración y Colonización sentó las bases para encauzar el proceso inmigratorio en nuestro país. Al frente del Departamento General de Inmigración estaba el Comisario General, cargo ejercido en esos años por Juan Dillon, padre del agrimensor del mismo nombre, que entre 1878 y 1879 tuvo a su cargo la nueva mensura de la Colonia Resistencia (los mojones de la primera mensura se habían perdido) y la adjudicación de los primeros lotes a los colonos. Sus funciones principales eran colocar a los inmigrantes por medio de la Oficina de Trabajo y dirigir la inmigración a los puntos elegidos por el Gobierno para colonizar, de acuerdo con la Oficina de Tierras y Colonias.
    Bajo dependencia del Comisario General estaban las Comisiones de Inmigración designadas por el Poder Ejecutivo en las capitales de provincia o puertos de desembarco. En Corrientes funcionó este organismo integrado por caracterizados vecinos. Eran sus funciones recibir, alojar y trasladar a los colonos a sus destinos, cosa que ocurrió al arribo de los mismos al puerto de esa ciudad en Enero de 1878.  Miembros de esta  Comisión acompañaron a una delegación de colonos a reconocer los terrenos que iban a ocupar en la nueva colonia.
El Comisario de Administración.
    El 27 de Enero de 1878 se produjo la llegada de las primeras 39 familias de inmigrantes friulanos a la Colonia Resistencia, después de una larga travesía por el Río Paraná hasta Corrientes y una dificultosa navegación por el Río Negro hasta el puerto de San Fernando. Los recibió el Comisario de Administración Jaime Sosa, de origen paraguayo, quien dispuso su alojamiento y atendió a sus necesidades inmediatas. Este funcionario, que dependía de la Comisaría General de Inmigración y estaba designado por el Poder Ejecutivo Nacional, era la autoridad superior militar y política de la Colonia. Sosa tuvo a su cargo la difícil tarea de atender a los colonos en su aclimatación a las duras condiciones de un medio hostil y plagado de peligros, como era entonces el Chaco. No obstante, pudo resolver el albergue de todos ellos mediante la construcción de un gran galpón, y hacer trazar la nueva mensura de la Colonia, de modo que hacia fines de 1879 la gran mayoría se encontraba instalada en los lotes asignados. Las enormes dificultades que no pudo superar y su duro enfrentamiento con los obrajeros determinaron su renuncia en Junio de ese año. Pero la Colonia ya estaba consolidada y muy pronto los colonos comenzarían a recoger el fruto de todos sus esfuerzos.
      (*) Publicado en el suplemento "Chaqueña" del Diario Norte. Resistencia 29 de Enero de 2017. Págs. 8-9.                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada