martes, 21 de noviembre de 2017

LIBRO: "EL SOL DE LA INDEPENDENCIA"

Obra publicada por la Editorial Contexto en Junio de 2016.
Autor: Prof. Marcos A. Altamirano.



     Cuando Hispanoamérica salió en la búsqueda de su emancipación a principios del siglo XIX, sus líderes procuraron también identificarse y diferenciarse del tronco común ibérico para inaugurar nuevas identidades en el vasto escenario en que les tocó actuar. Nacieron así los distintivos, las enseñas, los himnos, los que si en un principio reflejaron o pretendieron representar a todo el movimiento emancipador, no tardaron en diversificarse según los distintos escenarios de la geografía continental, donde los diversos proyectos independentistas iban alcanzando sus objetivos.
     Abordar la historia de estos símbolos significa también acercarse a la comprensión de cómo fueron definiéndose las nacionalidades hispanoamericanas, a despecho de los ambiciosos proyectos políticos que, como los de San Martín y Bolívar, intentaron reunir a todos los pueblos de América en una sola y poderosa nación.
     Y el hecho de que todos los pueblos de Hispanoamérica hayan compartido en su momento ese objetivo común de libertad frente al dominio español, que sus movimientos revolucionarios se hayan iniciado casi al unísono y por las mismas causas, hizo que los símbolos mediante los cuales se expresaron, tuvieran muchas similitudes y hasta un “aire de familia”, que es una de las singularidades del movimiento emancipador hispanoamericano.
      Al abordar el estudio de uno de los rasgos más característicos de nuestra simbología histórica, como es la del Sol y la de su origen incaico, nos ha sorprendido no sólo su antigüedad en nuestra tradición cultural, sino la serie de proyectos políticos de largo alcance vinculados a su representación, que tuvieron desarrollo a lo largo del proceso revolucionario. En otras palabras, su estudio si bien corresponde a la Heráldica (estudio de los escudos y de los blasones) y a la Vexilología (estudio de las banderas y de los estandartes), trasciende el campo de estas disciplinas y se interna en el complejo proceso de la formación de las naciones y de los estados de Hispanoamérica.


ORIGEN DEL NOMBRE "RESISTENCIA" CAPITAL DEL CHACO

Población en el paraje "San Fernando"


Imagen relacionada
Exploradores del Chaco con caciques aborígenes en el Siglo XIX
    Hacia 1870 el Chaco era una vasta región situada al Norte de la Argentina prácticamente desconocida y poblada por numerosos pueblos aborígenes que desde la época hispánica resistían fieramente la presencia del hombre blanco. Sin embargo, las ricas maderas de sus bosques atraían a muchos empresarios, quienes partiendo desde las provincias limítrofes se establecían en la costa de los ríos y fundaban obrajes con la participación de la mano de obra indígena y de peones criollos. Uno de estos centros de explotación forestal era el que se formó en las cercanías del Paraje "San Fernando", llamado así porque entre 1750 y 1767 había sido el asiento de la reducción jesuítica de San Fernando del Río Negro, situado en la costa chaqueña a unos ocho kilómetros del Río Paraná frente a la ciudad de Corrientes.

       A ese lugar llegó en ese mismo año el Coronel Napoleón Uriburu al frente de una expedición del Ejército Argentino, con el Regimiento "Nueva Creación", que había partido de Salta en misión exploratoria atravesando el interior del Chaco. Uriburu, que acampó con sus fuerzas justamente en el Paraje San Fernando, calculó en 1.500 el número de aborígenes que trabajaban en los obrajes madereros situados en las cercanías del mencionado paraje. Semejante concentración de aborígenes suponía un crecido número de obrajes y la presencia de numerosos peones criollos para el labrado, acarreo, carga y conducción de los animales de tiro, tareas para las cuales el aborigen no estaría aún muy familiarizado.

     Hacía 1873 la población agrupada en el paraje San Fernando había adquirido ya cierta importancia, pues el Jefe de la Capitanía del Puerto de Corrientes Esteban Guastavino, dirigió una comunicación al Gobernador del Chaco dando cuenta que en la costa chaqueña frente a Corrientes existían más de veinte obrajes, donde trabajaban entre ochocientos a mil personas, de los cuales unos cuatrocientos se agrupaban en torno el paraje al que equivocadamente llamó "San Gerónimo". Agregaba que no existía allí ninguna autoridad que resguardara la autoridad y el orden, y que varios dueños de esos obrajes deseaban adquirir los terrenos que ocupaban y sufragar los gastos que originasen la creación de una autoridad y de su policía.

Resultado de imagen para historia de resistencia chaco argentina
Soldados del Ejército de Línea a fines del Siglo XIX durante
la Conquista del Chaco.
Primer intento de organización.

     Desde 1872 estos territorios que se extendían desde Bahía Negra en el Alto Paraguay por el Norte hasta el Arroyo del Rey en el Río Paraná por el Sur, estaban sujetos a la jurisdicción del Gobierno de los Territorios del Chaco, entidad creada por el Presidente Domingo F. Sarmiento, para resguardar los intereses argentinos sobre el Chaco, ante el litigio de límites con el Paraguay surgido luego de la   terminación de la Guerra de la Triple Alianza. El asiento de las autoridades del territorio se encontraba en Villa Occidental, situada sobre la margen derecha del río Paraguay a unos 25 kilómetros al Norte de Asunción. Estaba al frente de la Gobernación del Chaco el General Julio de Vedia, veterano de la Guerra del Paraguay, quien de inmediato solicitó al Gobierno Nacional la creación de una autoridad en el paraje San Fernando ante el incremento de su población. El Gobierno contestó autorizando al Gobernador Vedia a nombrar un Juez de Paz y un Comisionado Municipal, si la población no alcanzaba a mil almas.

     Esta medida no se concretó y la situación en la costa chaqueña continuó invariable. Es probable que esta imposibilidad por parte de las autoridades por ejercer jurisdicción sobre un punto situado a pocos kilómetros de Corrientes, se explique por la gran distancia que mediaba entre la capital y la Gobernación, y por la atención prioritaria que exigía en ese momento el pleito limítrofe con el Paraguay por la posesión del Chaco y de la Villa Occidental. En consecuencia, escapaba a las posibilidades y a los objetivos de las autoridades del territorio, el ordenamiento y control  de los centros poblados que surgían como resultado de la iniciativa particular y con finalidad de explotación comercial.

Resultado de imagen para historia de resistencia chaco argentina
Trazado de la Colonia "Resistencia" por la Comisión
Exploradora Fóster-Seelstrang de 1875-76
El testimonio de la Comisión Exploradora.

       Recién en 1874 el Gobierno Nacional comienza a fijar su atención en estos parajes, cuando el 6 de Octubre de ese año el Presidente Sarmiento promulga la Ley 686 por la cual se crea la Jefatura Política del Chaco, con jurisdicción limitada al Chaco Austral, y se ordena la fundación de cuatro colonias-cantones en la costa chaqueña, una de ellas situada frente a Corrientes, es decir en el mismo lugar donde se encontraba el paraje San Fernando, centro de actividad obrajera.

       De conformidad con la Ley 686, el Presidente Avellaneda que sucedió Sarmiento, nombró en Marzo de 1875 Jefe Político del Chaco al correntino Aurelio Díaz y designó a la Comisión encargada de mensurar y trazar las cuatro colonias-cantones sobre la costa chaqueña. La misma estaba integrada por el Jefe Político Aurelio Díaz, el Comendante de la Frontera Norte Coronel Manuel Obligado, y los ingenieros Arturo Seelstrang y posteriormente al Ingeniero Enrique Fóster.

     En su recorrida por la zona donde se encontraba el paraje San Fernando, los miembros de la Comisión Exploradora se encontraron con que en el lugar se hallaba instalado un grupo de obrajeros con su peonada, a quienes señalan con sus nombres en su informe elevado al Gobierno Nacional. Ellos eran: José María Ávalos, Félix Seitor, Antonio Brígnole, Ramón Vázquez, Carlos Corsi y otro de apellido Sicar o Sicard. De ellos se destacaban los establecimientos de Ávalos y Seitor, con plantaciones de árboles frutales y legumbres, siendo el principal el del primero, el cual contaba con diez habitaciones de material , galpones y taller de carpintería, todo cercado por una empalizada de palo a pique para la defensa contra los ataques de los aborígenes.
Resultado de imagen para historia de resistencia chaco argentina
Tribu aborigen del interior del Chaco en el Siglo XIX

     Las causas de este nucleamiento que constituía un verdadero poblado en formación, según la Comisión eran: la necesidad de prestarse mutua protección contra los ataques aborígenes y el deseo natural del hombre de vivir en sociedad. A esto debemos agregar que la explotación forestal exigía disponer de una numerosa peonada, de animales de tiro y vehículos de carga, para lo cual se precisaba de una infraestructura básica a fin de atender sus necesidades. Otro factor adicional fue que en 1871 se desató en Corrientes y en pueblos cercanos la fiebre amarilla, que provocó solamente en la ciudad más de mil víctimas. Muchos vecinos eligieron entonces residir un tiempo en el paraje San Fernando, buscando un clima más saludable para escapar del flagelo.

        La referida Comisión Exploradora dio cuenta en su informe que la relación entre los obrajeros y las tribus aborígenes de las cercanías, que en gran medida proporcionaba la mano de obra para el corte de madera en los montes del lugar, comenzó a deteriorarse por el abuso que aquellos cometían y por los engaños en el momento de abonarles su retribución. Esta se hacía la mayoría de las veces mediante la entrega de mercaderías de mala calidad o artículos ordinarios, con el agravante de la venta de bebidas alcohólicas adulteradas,  que desataban o estimulaban el deseo de venganza. Las protestas eran reprimidas con violencia,

La "resistencia" de San Fernando.

      Meses antes de llegar la Comisión Exploradora a la zona, la población de San Fernando debió atravesar una crítica situación que pondría a prueba su voluntad de resistir. En el mes de Abril de 1875 comenzaron a tenerse noticias sobre una coalición general de tribus del Chaco para llevar un ataque a San Fernando, solamente defendida por un piquete de 15 hombres de la Guardia Provincial de Corrientes. El Jefe Político Aurelio Díaz pidió autorización al Gobierno Nacional para organizar una fuerza armada de vecinos a fin de contener el ataque aborigen.

       La tan temida invasión se produjo el 10 de junio, cuando una fuerza de unos mil aborígenes, armados con lanzas y armas de fuego, realizó un intenso ataque al sur de los obrajes cercanos a San Fernando. Los 15 hombres de la guarnición en unión con los obrajeros y sus peones pudieron hacerle frente y rechazarla luego de un intenso combate de una hora, provocándole muertos y heridos. Pero ante el peligro de ser copados en caso de repetirse el ataque, debieron replegarse en dirección al fuerte del Coronel Ávalos a la espera de refuerzos. Esa misma noche salió de Corrientes el vapor "Teresa"con treinta hombres más, con municiones y pertrechos.

        Este ataque no fue más que el preludio de otros más violentos que ocurrieron los días 11 y 12 del mismo mes. Las fuerzas defensoras al mando del Comandante Vera y del Mayor Quijano de la Guardia Provincial de Corrientes, sumaban junto a los peones de los obrajes, unos cien hombres. El Cacique de los vilelas Leoncito, que había estado reducido con su tribu en San Buenaventura del Monte Alto por los padres franciscanos de Corrientes, prestó colaboración a la defensa en esta oportunidad. Un capataz de Félix Seitor y dos peones murieron en estos ataques, y otro defensor Manuel Andino fue herido. Un cacique atacante fue muerto por el Mayor Quijano, pero la versión aceptada después de que Leoncito resultó muerto en un duelo singular con el Coronel Ávalos, no pasa de ser una leyenda.
Resultado de imagen para historia de resistencia chaco argentina
Acarreando maderas en un obraje del Chaco.
Óleo de Alfredo Pértile

      Estas jornadas, que tuvieron resonancia nacional consagraron a San Fernando como población capaz de permanecer frente a la amenaza aborigen y probaron la eficacia de la ayuda militar proveniente de Corrientes. El nombre de "Resistencia" con el cual se bautizó a la Colonia fundada en el mismo lugar, se originó en estos días. A mediados de octubre de ese año 1875 llegó al lugar la Comisión Exploradora de los Ingenieros Fóster y Seelstrang designada por el Presidente Avellaneda para fundar las cuatro colonias-cantones dispuesta por la Ley 686.
       Los miembros de la Comisión Exploradora debieron escuchar de labios de los propios defensores el relato de esas jornadas dramáticas. Esto y las defensas levantadas por los obrajeros, junto con las comodidades que pudieron apreciar en las quintas de Ávalos y Seitor, y que destacan en su informe,  más la facilidad de comunicaciones por vía fluvial, los decidió a elegir el lugar para el trazado de la Colonia. Cuando explican la razón de bautizar con el nombre de "Resistencia" a esta última, expresan textualmente:

       "...en vista de los datos adquiridos elegirlo [al paraje San Fernando] para establecer en él la primera Colonia en el Territorio Nacional del Chaco, la cual se denominó 'Resistencia'  por el hecho de haber resistido durante bastante tiempo un corto número de hombres sin protección de ningún gobierno, las continuas amenazas de los aborígenes."

      Algunos autores que trataron este tema, por desconocer los ataques del 10 a 12 de junio de 1875,  ampliamente cubiertos por el diario "La Prensa" de Buenos Aires, y por existir una documentación que ya menciona este nombre dado a la colonia en diciembre de ese año, consideraron que esa denominación tuvo un carácter simbólico y que no aludía a los ataques hasta ese momento conocidos a Resistencia, de los meses de Febrero y Abril de 1876. Por lo expuesto, considero que la Comisión Exploradora tuvo muy en cuenta aquellas jornadas muy difíciles que pusieron a prueba la capacidad de resistir de los pobladores de San Fernando.
       En los meses de Enero y Febrero de 1876, el Cacique Leoncito de los vilelas se sublevó contra las autoridades y llevó dos ataques contra los obrajes de San Fernando, en lo que pareció un modo de conocer y poner a prueba a las defensas del paraje, preludiando otros ataques más importantes. Los ataques fueron rechazados por los pobladores de la Guardia Provincial de Corrientes al mando del Mayor Pedro Quijano. Algunos caciques tobas, como Mariano y Pedro Largo, se sometieron y asentaron sus tolderías en las cercanías de San Fernando. Otros, unos diez en total, desafiaron al Gobernador Uriburu quien marchó con sus tropas a someterlos en dirección a las nacientes del Río Guaycurú en las cercanías del Bermejo medio, dejando sólo 14 hombres en la guarnición de San Fernando.
Resultado de imagen para historia de resistencia chaco argentina
Familia inmigrante llegada a Resistencia a partir de 1878.
       Esta situación fue aprovechada por los caciques: Leoncito de los vilelas y Cambá de los tobas, quienes aliaron sus fuerzas y lanzaron un fuerte ataque a los obrajes de San Fernando el día 25 de Abril de 1876. Desde hora muy temprana las huestes de Leoncito y de Cambá, divididos en cinco grupos asaltaron a tres de los establecimientos, entre ellos al del Coronel Ávalos, obligando a sus defensores a atrincherarse detrás de las empalizadas para sostener su posición. Encabezaron la resistencia el Jefe Político Díaz, el Mayor Quijano, el Coronel Ávalos y otros obrajeros, junto con sus peones. El combate fue muy encarnizado y los atacantes estuvieron a punto de penetrar las defensas. Finalmente se retiraron y huyeron adentrándose en los montes cercanos. El saldo de la jornada fue de cuatro heridos por los defensores y de seis muertos y numerosos heridos por los atacantes.

  Estos fueron los últimos ataques que sufrieron los obrajes de San Fernando y la naciente Colonia Resistencia, aunque el peligro de las invasiones no desapareció del todo pues subsistían las causas que les daban origen. Otros ataques de menor importancia sufrieron años después los colonos que se encontraban más alejados. De este modo la Colonia "Resistencia" logró permanecer y hacer honor al nombre que había recibido. Su consolidación permitió que menos de dos años después se recibieran a las 36 primeras familias de inmigrantes italianos, iniciando así la colonización agrícola del Chaco.

Bibliografía.

ALTAMIRANO, Marcos A. La colonización de Resistencia. Resistencia, Moglia, 2006.
ALUMNI, José. El Chaco, figuras y hechos de su pasado. Resistencia, 1951.
FARÍAS DE FOULKES, A. R. Y VAN LIERDE, B.E. La Jefatura Política del Chaco. Ley 686. En: Revista de la Junta de Historia del Chaco, Nro. 1, 1978.
FONTANA, Luis Jorge. El Gran Chaco. Buenos Aires, Solar-Hachette, 1977.
GERALDI, Seferino. Lo que me contaron mis abuelos o páginas históricas del Chaco. Resistencia, 1958.    
LÓPEZ PIACENTINI, Carlos. De San Fernando a la Resistencia. Resistencia, 1958.
MAEDER, Ernesto J. Historia del Chaco. Buenos Aires, Plus Ultra, 1997.
     




       

sábado, 18 de noviembre de 2017

II ENCUENTRO DE ALUMNOS DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE CORZUELA - CÁTEDRA: HISTORIA REGIONAL

Participación en carácter de "Invitado" del Profesor Marcos Antonio Altamirano, en el II Encuentro de alumnos del Instituto de Estudios Superiores "Miguel Neme"-Cátedra "Historia Regional"- en la ciudad de Corzuela, Pvcia del Chaco, el día 17 de Octubre de 2017. En esa oportunidad dictó la conferencia inaugural del encuentro sobre el tema: "El Sol de la Independencia".

El Encuentro se realizó con la participación de alumnos de las Cátedras
Historia de América Colonial y Didáctica Especial y Pasantía de  la
Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste.

El disertante con el organizador del Encuentro Prof. Alejandro
Alegre del Instituto de Estudios Superiores "Miguel Neme"

Disertación del Prof. Marcos Altamirano sobre el tema de su
último libro: "El Sol de la Independencia"

miércoles, 1 de febrero de 2017

COLONIZACIÓN DEL CHACO. Aspectos institucionales.(*)



Resultado de imagen para inmigracion al chaco
Inmigrantes desembarcando en el Puerto de
Buenos Aires a fines del Siglo XIX

Creación de las colonias-cantones en el Chaco.
    La Ley 686 de 1874 sancionada bajo la presidencia de Sarmiento, creando cuatro colonias-cantones en el Chaco, inicio el proceso de la colonización  y la radicación de los colonos de origen europeo en nuestro territorio, cuya avanzada fueron las primeras familias procedentes de Údine (Italia) que llegaron a Resistencia en 1878.
    Fue el Presidente Avellaneda quien, conforme con esta ley, designó a los miembros de la Comisión Exploradora encargada de localizar y mensurar esas colonias en Marzo de 1875. Estos eran: los ingenieros Arturo Seelstrang y Enrique Foster, quienes con el apoyo del Jefe Político Aurelio Díaz y del Comandante de la Frontera Norte Cnel. Manuel Obligado, trazaron en octubre de 1875, la Colonia “Resistencia” en el paraje “San Fernando” a unos 8 kilómetros del Río Paraná y frente a la ciudad de Corrientes. Este paraje era el centro de numerosos obrajes que daban trabajo a una población criolla principalmente de origen correntino, de unas 800 personas dedicadas al corte de las ricas maderas de la zona. Entre los empresarios radicados allí se encontraban: Ávalos, Seitor, Andriani, Vázquez, Quijano, y Sicard, entre otros.


Política inmigratoria del Gobierno de Avellaneda.

   En Septiembre de 1876 fue sancionada y promulgada la Ley 817 de Inmigración y Colonización, con el fin de permitir al Estado ejercer un mayor control sobre el proceso inmigratorio y unificar todas las normas que se habían dictado desde la época del Presidente Urquiza. Se trataba de ordenar la colocación de los inmigrantes, el control de las compañías particulares de colonización y sobre todo la equitativa distribución de la tierra a los colonos. También se preveía la propaganda en los países emisores de inmigrantes y la presencia en Europa de representantes oficiales para demostrar las ventajas de nuestro país con respecto a la explotación agrícola. Uno de estos representantes en Italia, el Dr. Carlos Calvo fue el encargado de entregar folletos de propaganda y contratar, por medio de una empresa particular, el envío de agricultores para radicarse en la Argentina. Fue mediante esta gestión que los agricultores de Údine (Italia), quienes agobiados por las malas cosechas y la caída de los precios de los productos rurales, decidieron emigrar a nuestro país, en lugar de dirigirse al Brasil, destino que habían elegido primeramente. Se les ofrecían lotes de 100 hectáreas, alojamiento, transporte y mantención por un año si elegían radicarse en las colonias recién fundadas en el Chaco.
Las instituciones colonizadoras.
    A fines de 1877 el vapor “Sud América” procedente de Génova arribó al puerto de Buenos Aires con un numeroso contingente de inmigrantes procedentes de Italia, entre los cuales estaban las primeras 39 familias que arribaron a Resistencia el. Se puso en marcha en ese momento el conjunto de mecanismos institucionales previstos por la Ley de Inmigración y Colonización que serían un factor decisivo en la radicación de colonos en el Chaco y en otras provincias y territorios.
    Los inmigrantes recién llegados fueron puestos a disposición de la Oficina Central de Inmigración, la que debía ubicar a los distintos contingentes en sus respectivos destinos. Al principio se pretendió colocarlos en las colonias de Entre Ríos y Santa Fe, como arrendatarios. Los colonos rechazaron esto y exigieron ser enviados a un lugar en carácter de propietarios, amparándose en la Ley 817 y en las promesas del Dr. Calvo en Europa. Ante esta decidida actitud el Comisario General de Inmigración resolvió destinar a estas 39 familias (unas 200 personas) a una de las recientes colonias fundadas en el Chaco: Resistencia. Pero para  esto fue necesario aprobar la mensura practicada en 1875, resuelta de apuro por la Dirección de Tierras el 27 de Enero de 1878.

Resultado de imagen para inmigracion al chaco
Familia de inmigrantes llegada a Resistencia en 1878

El Departamento General de Inmigración.
     La Ley 817 de Inmigración y Colonización sentó las bases para encauzar el proceso inmigratorio en nuestro país. Al frente del Departamento General de Inmigración estaba el Comisario General, cargo ejercido en esos años por Juan Dillon, padre del agrimensor del mismo nombre, que entre 1878 y 1879 tuvo a su cargo la nueva mensura de la Colonia Resistencia (los mojones de la primera mensura se habían perdido) y la adjudicación de los primeros lotes a los colonos. Sus funciones principales eran colocar a los inmigrantes por medio de la Oficina de Trabajo y dirigir la inmigración a los puntos elegidos por el Gobierno para colonizar, de acuerdo con la Oficina de Tierras y Colonias.
    Bajo dependencia del Comisario General estaban las Comisiones de Inmigración designadas por el Poder Ejecutivo en las capitales de provincia o puertos de desembarco. En Corrientes funcionó este organismo integrado por caracterizados vecinos. Eran sus funciones recibir, alojar y trasladar a los colonos a sus destinos, cosa que ocurrió al arribo de los mismos al puerto de esa ciudad en Enero de 1878.  Miembros de esta  Comisión acompañaron a una delegación de colonos a reconocer los terrenos que iban a ocupar en la nueva colonia.
El Comisario de Administración.
    El 27 de Enero de 1878 se produjo la llegada de las primeras 39 familias de inmigrantes friulanos a la Colonia Resistencia, después de una larga travesía por el Río Paraná hasta Corrientes y una dificultosa navegación por el Río Negro hasta el puerto de San Fernando. Los recibió el Comisario de Administración Jaime Sosa, de origen paraguayo, quien dispuso su alojamiento y atendió a sus necesidades inmediatas. Este funcionario, que dependía de la Comisaría General de Inmigración y estaba designado por el Poder Ejecutivo Nacional, era la autoridad superior militar y política de la Colonia. Sosa tuvo a su cargo la difícil tarea de atender a los colonos en su aclimatación a las duras condiciones de un medio hostil y plagado de peligros, como era entonces el Chaco. No obstante, pudo resolver el albergue de todos ellos mediante la construcción de un gran galpón, y hacer trazar la nueva mensura de la Colonia, de modo que hacia fines de 1879 la gran mayoría se encontraba instalada en los lotes asignados. Las enormes dificultades que no pudo superar y su duro enfrentamiento con los obrajeros determinaron su renuncia en Junio de ese año. Pero la Colonia ya estaba consolidada y muy pronto los colonos comenzarían a recoger el fruto de todos sus esfuerzos.
      (*) Publicado en el suplemento "Chaqueña" del Diario Norte. Resistencia 29 de Enero de 2017. Págs. 8-9.