miércoles, 17 de febrero de 2016

CAPITALIZACIÓN DE RESISTENCIA


Expedición exploradora del Chaco con caciques
aborígenes de la reg

Las capitales del Chaco
     La Gobernación del Chaco contó, desde que fue creada, con varias capitales o más propiamente sedes gubernativas, pues el término “Capital” aparece recién en 1884 cuanto se sanciona la Ley 1532 de creación de Territorios Nacionales. El primer asiento gubernativo fue Villa Occidental (actual Villa Hayes en el Paraguay), cuando el Presidente Sarmiento creó la Gobernación del Chaco en 1872. Luego, después de la devolución de la Isla del Cerrito por el Brasil, estuvo por breve tiempo en la Isla del Cerrito (desde el 1ro. De Noviembre de 1876 a Febrero de 1877), para retornar nuevamente a Villa Occidental hasta 1879. En este año Argentina debió entregar la Villa al Paraguay, en cumplimiento del fallo arbitral del Presidente Norteamericano Rutherford Hayes. Después de esto el Coronel Luis Jorge Fontana, en su carácter de Gobernador Interino, trasladó la sede del Gobierno a la localidad de Formosa, fundada por él el 8 de Abril de 1879, hasta 1884 cuando se organizaron los Territorios del Chaco y Formosa.
Coronel Manuel Obligado, Primer
Gobernador del Chaco. 1885-1887

Resistencia declarada Capital del Territorio.
     Cuando el Coronel Manuel Obligado fue designado Gobernador del Territorio del Chaco por decreto del 25 de Noviembre de 1885, se confió esta responsabilidad a un conocedor de toda la región, pues había sido Comandante de la Frontera Norte y en ese carácter había acompañado a la Comisión Exploradora Foster-Seelstrang a elegir el sitio y trazar la Colonia Resistencia en el paraje “San Fernando”. Tenía la misión de organizar y administrar el nuevo Territorio, proponer su división departamental y a su capital.
     Sobre la base de sus observaciones en el terreno, propuso a cada una de las colonias ya fundadas en el Chaco como cabecera de los departamentos. Estos eran: Avellaneda, Villa Ocampo, San Antonio de Obligado, Las Toscas, Florencia (en el actual territorio santafesino); y en lo que es hoy el Chaco, Resistencia, Guaycurú, Solalinde y Martínez de Hoz. Los límites eran los Río Paraná y Paraguay el Este y el Meridiano 60 al oeste, más allá del cual dominaban el territorio las aguerridas tribus originarias.
      Al hacer su propuesta, Obligado detalló la situación de las colonias ya fundadas, su población, progreso y sus comunicaciones terrestres y fluviales. En base a estos datos, el Vicepresidente de la Nación Francisco Madero –en ejercicio de la Presidencia en ausencia del Presidente Roca- dictó el Decreto del 21 de Febrero de 1885, por el cual se establecía la división departamental propuesta, se declaraba capital del Territorio al Departamento Resistencia (Artículo 3) y se  autorizaba al nuevo funcionario a fijar las cabeceras de los restantes departamentos.

Panorama poco promisorio.
      En esos momentos Resistencia apenas despuntaba como una población organizada. Se trataba de un modesto asentamiento donde supervivían 2.049 personas, habitando ranchos de paredes de estanteo y techos de paja, donde apenas se anunciaban ya algunas construcciones de ladrillo, todas circundadas de quintas y chacras, que alternaban con el espeso monte y el malezal, surcado el terreno por varios arroyos y riachos, alternados de tanto en tanto por lagunas y esteros.
    El poblado aún carecía de calles, y sólo contaba con sinuosos senderos mediante los cuales los pobladores de comunicaban entre sí. Subsistía el peligro de los ataques aborígenes, especialmente sobre las poblaciones más alejadas del núcleo principal. En los obrajes aún trabajaban muchos aborígenes pacíficos junto a la nutrida peonada de origen correntino. Escaseaban las comunicaciones, aún con localidades cercanas como el puerto de Barranqueras, adonde se podía llegar atravesando penosamente los cursos de agua y los senderos que se volvían intransitables los días de lluvia.

"Alistando troncos" óleo de Alfredo Pértile. Peones de obraje
de los alrededores de Resistencia.
Un informe realista.
      No obstante reconocer las ventajas de la situación de la Colonia con respecto a Corrientes, la fertilidad del suelo y la laboriosidad de sus habitantes, Obligado señalaba las grandes falencias que existían en materia de seguridad, caminos e infraestructura edilicia para las oficinas del gobierno. También deploraba la situación de los colonos, al expresar en uno de sus informes:
      “Encontrándose esta capital rodeada de bañados y sus caminos interceptados por cañadones y esteros, los pobladores no pueden exportar sus productos con ventaja, sino construyendo el referido camino, razón porque los colonos (… ) se encuentran desde hace siete años estacionarios y pobres (…) muchos de ellos no podrán pagar su deuda, y una vez que se construya el referido camino, podrán exportar sus productos sin el recargo de fletes que tienen ahora y que los hace no usufructuar su trabajo”.
     Para esa época ya se había concretado el trazado definitivo de la Colonia con la tercera y última mensura, a cargo del Agrimensor Carlos Tassier, la que fue aprobada por Decreto del 25 de Setiembre de 1884. Pudo así legalizarse la ocupación de las dos terceras partes de las 14.000 hectáreas que alcanzaba el perímetro de la nueva Capital, donde pastaban ya unas 10.000 cabezas de ganado vacuno, pertenecientes en gran parte a los colonos que arribaron en esos años.

Una visión de futuro.
      En la Resistencia de entonces no faltaban algunos tímidos adelantos: existían dos molinos movidos a vapor, varios hornos para ladrillos, una destilería de alcohol propiedad de Carlos Boggio ubicada en La Liguria, y algunos pequeños establecimientos industriales. Obligado, a pesar de las deficiencias descriptas, tenía fe en el desarrollo futuro de las colonias y de la extensa jurisdicción a su mando. En tal sentido se dirigió a las autoridades anunciándoles la necesidad de dotar a las mismas de sus instituciones civiles:
Mapa del Territorio del Chaco con los límites de
1884.

     “Los Territorios del Chaco, Sr. Ministro, son más poblados de lo que comúnmente se cree como lo va a demostrar el censo y lo puedo asegurar a V.E. por el conocimiento personal que tengo de aquellos territorios y su vecindario, y a beneficio de las leyes de tierras últimamente adoptadas por el Congreso Nacional, la población fluye rápidamente, razón por la cual hay urgencia en atender el establecimiento de autoridades civiles.”
     Sin embargo, poderosos intereses de empresarios codiciosos de la riqueza forestal chaqueña, lograron que el Congreso Nacional sancionase la Ley 1894 del 13 de noviembre de 1886, por la cual se fijó el límite sur del Territorio en el Paralelo 28, perdiendo así el Chaco todas las florecientes colonias que se encontraban al sur de esa línea hasta el Arroyo del Rey. Sumamente afectado por esta medida, que privaba a su Gobernación de las más fértiles y promisorias tierras, el Gobernador Obligado se trasladó a Buenos Aires y presentó su renuncia al cargo el 7 de Marzo de 1887, argumentando motivos de salud.
--------------------------------------------

 BIBLIOGRAFIA

Altamirano, Marcos. La colonización de Resistencia. Resistencia, Moglia, 2007.
Alumni, José. El Chaco, figuras y hechos de su pasado. Resistencia, Moro, 1951.
Gómez, Hernán. Historia de la Gobernación del Chaco. Buenos Aires, 1939.
López Piacentini, Carlos. Historia de la Provincia del Chaco, T. V. Resistencia, Región, 1979.
Maeder, Ernesto. Historia del Chaco. Buenos Aires, Plus Ultra, 1997.
Memorias del Territorio Nacional del Chaco. 1885-1899. Resistencia, Inst. de Historia, Fac. de Humanidades, UNNE, 1985.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada