lunes, 24 de junio de 2013

JORGE LUIS FONTANA, EXPLORADOR Y ESTUDIOSO DEL GRAN CHACO

Comandante Luis Jorge Fontana
(1846-1920)
   Una de las personalidades más ligadas a los orígenes del Chaco contemporáneo fue Jorge Luis Fontana, gran estudioso e intrépido explorador de nuestra región. Fue además un activo protagonista de sucesos trascendentales vinculados a la ocupación y colonización del territorio. Nació en Buenos Aires el 19 de abril de 1846 en el hogar del Dr. Luis María Fontana y de Irene Burgeois, mujer de origen francés. Su niñez transcurrió en Carmen de Patagones, Pvcia. de Buenos Aires, donde también cursó sus primeros estudios. A los 13 años se incorporó a la Comandancia Militar de Río Negro donde participó en la defensa de esa guarnición contra los ataques indígenas de la región pampeana. Pero su vocación lo llevó a dejar las armas para iniciar estudios de medicina y ciencias físicas en la Universidad de Buenos Aires en 1861, los que no pudo concluir por motivos económicos. En Marzo de 1865 se incorporó a la Armada como Guardiamarina y con ese rango participó en las primeras acciones navales de la Guerra de la Triple Alianza.

En el mundo de las ciencias.
    Muerto su padre en 1866 volvió a Buenos Aires, donde reinició sus estudios de las Ciencias Naturales junto al científico alemán Germán Burmeister que dirigía en aquella época el Museo de esa ciudad. En un informe a las autoridades, éste consideró a Fontana "...suficientemente iniciado en los misterios de las Ciencias Naturales", al comentar su desempeño como eficiente Inspector Interino y Preparador del museo durante tres años. A partir de ese momento alternó sus actividades científicas con la carrera militar y el ejercicio de la docencia en la Universidad de Buenos Aires, donde fue profesor de Física a Historia Natural. Su primera experiencia en actividades científicas de campo, fue en la Patagonia. Allí con el estudio de las cuencas de los ríos Limay y Neuquén durante la expedición científica de 1871,  y posteriormente con sus investigaciones pioneras sobre los fósiles de las barrancas del Río Negro, iniciaría una labor que lo llevaría a los más remotos e inexplorados lugares de nuestro país.

Burmeister Harmann 1807-1892.png
Germán Burmeister. Eminente científico alemán
radicado en Argentina. Fue director del Museo
de Ciencias Naturales de Buenos Aires y maestro
de Jorge Luis Fontana.

En los Territorios del Chaco
  Su estrecha vinculación con el Chaco se inició cuando el Presidente Avellaneda lo designó por decreto del 29 de Marzo de 1875, Secretario de la Jefatura Política del Chaco, creada por Ley 686 el año anterior. No estuvo mucho tiempo en esa función, pues el Gobernador del Chaco lo pidió para la Secretaría de la Gobernación cuya sede se encontraba en Villa Occidental (hoy Villa Hayes en la República del Paraguay). En junio de ese mismo año ya se encontraba en su nuevo destino, junto al Teniente Coronel Napoleón Uriburu, titular de la Gobernación de los Territorios del Chaco, que en esa época incluía al Chaco Boreal (actual Chaco Paraguayo), Chaco Central (actual Formosa) y Chaco Austral (actual Provincia del Chaco, parte oriental de Santiago del Estero y Norte del territorio santafesino).


Labor cultural y científica.
   Desde ese momento su labor en toda la región fue intensa y fecunda. No se limitó a ser un funcionario de la gobernación sino que extendió su acción al campo científico, a promover la cultura y a explorar los ríos Bermejo y Pilcomayo, sobre los cuales realizó prolijas observaciones. También trató extensamente con las comunidades aborígenes y realizó estudios sobre sus costumbres y condiciones de vida, a tal punto que sus observaciones se consideran pioneras en el campo de la antropología argentina. En Villa Occidental participó en la publicación del periódico "Chaco", el primero de estos territorios, y realizó con instrumentos fabricados por él mismo o facilitados por organismos científicos de Buenos Aires, las primeras observaciones meteorológicas y registros pluviométricos sistemáticos de esta región. Visitó las colonias creadas entre 1875 y 1876 en el Chaco Austral (entre las cuales estaba Resistencia), se interesó por sus necesidades y dispuso medidas para su mejor desarrollo. Ante la reiterada ausencia de los Gobernadores titulares debió asumir por largos períodos el Cargo de Gobernador Interino de los Territorios del Chaco.
Costa de la Isla del Cerrito en la desembocadura del Río
Paraguay en el Paraná

Toma de posesión de la Isla del Cerrito
   Fue el principal protagonista de numerosos acontecimientos de nuestra historia regional. El 8 de Septiembre de 1876, junto con el Gobernador Napoleón Uriburu, tomó posesión en nombre del Gobierno Argentino de la Isla del Cerrito, ocupada por el Brasil desde 1865 al comienzo de la Guerra de la Triple Alianza y convertida en base de operaciones de las tropas aliadas. Por instrucciones el Gobernador Uriburu se ocupó de trasladar la sede del Gobierno del Chaco a la Isla del Cerrito, donde comenzó a ondear la bandera argentina por primera vez gracias a su gestión personal ante las autoridades nacionales.El 29 de Septiembre de 1876 el Gobierno le confirió los despachos de Sargento Mayor y Comandante de Guardias Nacionales de Villa Occidental. Desde la Isla gobernó interinamente el territorio tomando disposiciones para la defensa de las poblaciones y para impulsar la colonización. Además se ocupó de corregir algunas irregularidades en el servicio educativo de Villa Occidental, tomó diversas disposiciones para organizar a las tribus que habitaban en los alrededores de San Fernando (actual Resistencia), instalándolas y proveyéndolas de víveres, y sofocó una sublevación de la Primera Compañía del Escuadrón "Resistencia" perteneciente a la Guardia Nacional. En Enero de 1877 volvió a trasladar las oficinas de gobierno a Villa Occidental por orden del nuevo Gobernador Pantaleón Gómez
Isla del Cerrito. Recuperada por Argentina en 1876 fue sede del gobierno
de los Territorios del   Chaco durante la gestión de Fontana como
Gobernador Interino

.
Entrega de Villa Occidental.
    Al producirse el Laudo Arbitral del Presidente norteamericano Rutherford Hayes en la disputa territorial que la Argentina mantenía con el Paraguay sobre el Chaco Boreal en 1878, nuestro país debió entregar Villa Occidental y su territorio adyacente a la nación guaraní. Le cupo esa ingrata misión al Comandante Luis  Jorge Fontana, quien se hallaba interinamente a cargo de la Gobernación del Chaco por ausencia del Gobernador titular Lucio V. Mansilla. Así es como el 14 de Mayo de 1879 en una ceremonia solemne arrió la bandera argentina en Villa Occidental e hizo entrega del poblado a las autoridades paraguayas a través de un acta rubricada por él mismo. En ese acto Fontana destacó el cumplimiento por parte de la Argentina de las convenciones internacionales y de los arbitrajes que en este caso nos fue adverso.
Mapa del Chaco Boreal, la zona sombreada
corresponde al territorio sujeto al arbitraje


Fundación de Formosa.
    Ante la pérdida de Villa Occidental era imperioso buscar una nueva capital para los Territorios del Chaco. Con su acostumbrada diligencia Fontana ya se había ocupado de erigir la nueva sede del gobierno en un sitio estratégico de la  margen derecha del Río Paraguay entre los ríos Pilcomayo y Bermejo. Así es como el 8 de Abril de 1879 tomo posesión oficial del paraje "Formosa" -labrándose el acta respectiva-, donde ya se encontraban los primeros pobladores que habían sido trasladados por vía fluvial desde Villa Occidental. Desde Formosa continuó su obra de organizar y consolidar las instituciones que habrían de dar vitalidad y participación a los colonos en la vida cívica de la Gobernación. Desde 1878 habían empezado a llegar las familias de inmigrantes destinadas a poblar las colonias fundadas en la costa chaqueña del río Paraná, inmigrantes que también comenzaron a arribar a Formosa. A fines de 1879 dejó constituidos, tanto en Formosa como en Resistencia, los Juzgados de Paz y la Comisiones Municipales que establecía la Ley 576 de creación de los Territorios del Chaco, buscando con ello regularizar la situación política de dichas colonias.

El combate de La Cangayé.
    En esta etapa de su labor gubernativa protagonizó un hecho dramático en su vida de soldado e incansable explorador de estas vastas regiones. En 1880 recibió la orden de abrir un camino a través del Chaco entre Resistencia y Salta. La expedición a su mando estaba integrada por siete oficiales, 30 hombres de tropa, dos particulares y ocho aborígenes, y partió de Resistencia el 17 de Mayo de ese mismo año. A fines de Julio la columna llegó al paraje La Cangayé cerca de la confluencia de los ríos Teuco y Bermejo. Este era un lugar estratégico y punto de concentración de numerosas tribus del Chaco desde tiempos inmemoriales. Allí tuvo lugar un duro combate con los aborígenes en cuyo transcurso Fontana fue gravemente herido y quedó con un brazo inutilizado para siempre, por lo que recibió el apodo de "El manco de La Cangayé".
    Al llegar la expedición a Colonia Rivadavia (Salta), envió un telegrama al Presidente Avellaneda en estos términos:
    "Estoy en Rivadavia. Queda el Chaco reconocido. He perdido un brazo en combate con los indios, pero me queda otro para firmar el plano del Chaco que he completado en esta expedición."


Expedicionarios con caciques chaqueños a fines
del Siglo XIX

Explorador y científico.
     Después de esta acción, siguió trabajando por el Chaco y su aporte fue de vastos alcances. Exploró en varias oportunidades los ríos Pilcomayo y Bermejo, fundó fortines en sus márgenes, dejó minuciosas constancias de sus observaciones en sus informes  a las autoridades y ponderó las virtudes de las zonas exploradas para su colonización, como también las grandes posibilidades de la navegación fluvial en dichos ríos.Entre los años 1883 y 1884 participó activamente en las tareas científicas conjuntamente con las campañas militares al Chaco, especialmente con la Expedición Victorica que inició la ocupación efectiva de la región chaqueña y el cruento sometimiento de las tribus guerreras que lo habitaban. En su libro "El Gran Chaco" editado en 1881 dejó una prueba de sus profundos conocimientos sobre nuestra región, conocimientos respaldados por su formación científica pero adquiridos en contacto directo con la naturaleza del Chaco y con sus indómitos habitantes.
Estudioso y defensor de los pueblos originarios.
     En sus informes y trabajos científicos Fontana nos dejó testimonio de su comprensión e interés por el problema aborigen y por el sufrimiento que experimentaba al ir perdiendo paulatinamente su libertad y al ser objeto de inicua explotación por el hombre blanco. Al exponer sobre su índole, sus costumbres, su cultura y su idioma en su libro: "El Gran Chaco" expresó:
     "...El indio chaqueño quiere ser independiente; jamás llegará a someterse por completo; la libertad es su único culto, su Dios; ser libre como las aves  es su sólo anhelo, la sola ambición de su alma; el cuerpo es nada para él, lo expone a cada paso que da y pierde la vida en cualquier instante, con sentimiento, cuando se encuentra libre y absoluto en sus campos,con gusto, pero con el corazón henchido de fiereza cuando se encuentra cautivo, cuando ve comprometido el ideal que hace la única dicha de su vida: la libertad de su raza."
Anciano Wichi (óleo del autor)
Fontana analizó en su libro "El Gran Chaco"
las costumbres y hábitos de los wichi (matacos)

      Fontana siempre fue muy crítico con respecto al trato que recibían los aborígenes del hombre blanco, denunció en sus escritos los maltratos de que eran objeto, de la discriminación que recibían por parte de las autoridades,  reclamó un trato más humanitario y sobre todo el cumplimiento de las promesas y tratados por parte del gobierno:
        "...él conservaba siempre esa viveza desconfiada que es propia del indio, y ella le permitió alguna vez experimentar los efectos del desencanto en la falta de cumplimiento y el olvido que las autoridades encargadas de ella hicieron de las promesas contraídas para con él, hasta en tratados, que alguna vez tuvo que garantir haciendo la señal de la cruz..."
       En esta misma obra dejaba testimonio de qué manera las autoridades de una de las provincias limítrofes con el Chaco castigaban la más insignificante falta de los aborígenes, pero muy rara vez se adoptaba alguna medida contra algún hombre blanco cuando daba muerte o lastimaba a algún indígena, lo que indicaba un claro caso de injusticia.


Gobernador patagónico.
Familia Qom (toba) junto a su vivienda.
       En noviembre de 1884 el Ministro del Interior Bernardo de Irigoyen lo designó Gobernador del Territorio Nacional del Chubut, por lo que tuvo que abandonar Formosa y el Chaco definitivamente. En la Navidad de 1884 dio a conocer un emotivo manifiesto de despedida a la población de Formosa y se ausentó hacia su nuevo destino. En Chubut realizó también una fecunda labor fundacional, pues tuvo un papel relevante en la organización y establecimiento de los colonos galeses que poblaron esa región. Entre 1885 y 1888 realizó varias expediciones a las más inhóspitas zonas de la Patagonia y de la Cordillera de los Andes. Sus memorias e informes constituyen uno de los primeros estudios científicos modernos que se hicieron en el  país sobre esas remotas extensiones, preparándolas para su colonización. Otro servicio destacado a su país fue su activa participación en la fijación de límites con la República de Chile, pues fue designado Jefe de la IVa. Subcomisión  demarcatoria de límites en octubre de 1994. Sus informes, que permitieron la colocación de las hitos demarcatorios en un importante sector de la frontera con el país trasandino, fueron aprobados por los peritos Francisco P. Moreno por la Argentina y Diego Barros Arana por Chile.

Sus últimos años.
      En 1896 se radicó definitivamente en San Juan, donde impulsó las actividades científicas e intervino en la política y en el periodismo. Fundó el Museo de dicha ciudad y al mismo donó todas las colecciones que había reunido a lo largo de sus viajes y exploraciones como naturalista. En mérito a su prolongada y fecunda labor el Presidente Hipólito Yrigoyen lo ascendió a Coronel en 1917 y pocos años después falleció en esa ciudad puntana el 18 de Octubre de 1920, a la edad de 74 años.

BIBLIOGRAFÍA

FONTANA, Luis Jorge. El Gran Chaco. Buenos Aires, Solar-Hachette, 1977.
SBARDELLA, C. R. y PAZ, A. El Comandante Luis J. Fontana, fundador de Formosa. En "Grandes Temas Argentinos". Premio Federal de Humanidades, 1987. Buenos Aires, Fundación Caja Nacional de Ahorro y Seguro, 1997.
OLIVERA, Justo Lindor. Fontana, biografía de un patriota. Buenos Aires, Corregidor, 2010.
ALTAMIRANO, M., SANDOVAL, B. Y QUIROGA, O. Efemérides Nacionales y de la Provincia del Chaco. Resistencia, Yatay, 1988.


    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada